El asalto de Dios en Canto a la locura de Francisco Matos Paoli

Por: Yshamarie De Jesús Pérez
 
El pasado viernes 23 de octubre, en el Teatro Tapia, la Dra. Mercedes López Baralt, antropóloga y crítica literaria puertorriqueña, reconocida por sus trabajos interdisciplinarios entre la antropología y la literatura, presentó su último trabajo sobre el poema más importante de Francisco Matos Paoli, Canto a la Locura. Pero antes que nada, ¿quién fue Francisco Matos Paoli?

Francisco Matos Paoli nació en Lares para el año 1915, y fue un poeta y patriota nacionalista que luchó junto a Pedro Albizu Campos, y que por sus concepciones ideológicas, fue encarcelado. Es de esta experiencia que nace su mejor poema, Canto a la Locura, cuando sale de la cárcel en 1962. Mercedes López Baralt estudia el poema pero desde el misticismo poético, colocándolo como precursor de la poesía mística de Ernesto Cardenal por ejemplo. En entrevista telefónica, Baralt resume su trabajo en breves palabras:

“La conferencia examina el carácter místico de Francisco Matos Paoli, en el que predomina, más que el amor, la beligerancia (el odio). Se trata de una recreación del episodio bíblico de la pugna entre David y Goliat, en la que el poeta asume en el rostro de aves diversas, maltratadas por un Dios agresivo. Después de varios lances entre el poeta y su creador, se da la unión gozosa entre ambos. Mi trabajo se detiene también en la extraordinaria imaginaria surrealista de Matos Paoli, de la que destaco la metáfora paranoica de la casa con pupilas, que por cierto aparece  en la película de Spellbound del director Alfred Hitchcock, en la que Salvador Dalí diseño el episodio del sueño del protagonista, que está en un manicomio en el que las paredes están llenas de ojos vigilantes. También examino como Matos Paoli anticipa la poesía mística de Cardenal, y pongo acento en la sorpresa que nos agarra en el final del poema”.
 
¿Cuán pertinente es hablar de Paoli en estos tiempos de crisis? Pensemos por ejemplo, en Oscar López, quien ha estado encarcelado por más de 33 años también por sus convicciones políticas. ¿Es que existen paralelismos? Ambas figuras demuestran que es a través del arte que es posible ser libre, aunque no de cuerpo, pero sí de pensamiento, Paoli con su poesía y Oscar López con sus pinturas. Hablar de Paoli en estos tiempos de crisis es un llamado a una nueva revolución espiritual, la misma que intentaban comunicar los nacionalistas más incomprendidos (en su mayoría católicos y espiritistas), revolución nacida del arte y la libertad de espíritu. Vale la pena sentarse un momento a pensar cómo el arte nos libra de la crisis.