Llega el cine al Festival de la Palabra

Picture

El joven Alonso Sambolín dirige el programa fílmico del evento literario

“Los cineastas estamos intentando movernos como si fuéramos peces nadando en miel, porque es muy difícil hacer cine en Puerto Rico”.
 
Por Alejandra Rosa Morales
 
Alonso Sambolín no estudió comunicación audiovisual, ni cine, sino publicidad. Trabajó su primer cortometraje como una asignación de una clase básica de fotografía, en la Universidad de Puerto Rico. Desde entonces, quedó inmerso en el mundo de la cinematografía y piensa, habla, quiere, existe y percibe de manera distinta. Esa enorme gesta traductora que es el cine, lo capturó.
 
Cuenta que, al conceptualizar un proyecto fílmico, más que de temas, parte de formas de hacer sentir. De deseos de conectar con las personas que verán su trabajo. Cuando el verano pasado trabajó un filme, como un favor a su padre, profundizó en los rituales que desarrollan los artistas durante sus procesos creativos, como regalos de la cotidianidad. El cineasta no sabía que desde ese proyecto, presentado en En Clave de Poesía, concierto de recaudación de fondos para el Festival de la Palabra, quedaría enlazado con la organización del festival.
 
Llega el cine al Festival de la Palabra
 
Hace cuatro meses, la escritora Mayra Santos Febres delegó en el cineasta puertorriqueño Alonso Sambolín la tarea de escoger algunos cortometrajes, para proyectarlos en la quinta edición del Festival de la Palabra. En un proceso que Sambolín describe como extraño, acabó a cargo de los proyectos fílmicos del festival. Además, lidera la organización del programa de cine del evento literario, que sucede este fin de semana, en distintas localidades del Viejo San Juan.
 
“Estamos haciendo la cobertura fotográfica más grande del festival, con casi 40 fotógrafos. Estamos corriendo el programa de cine, se están haciendo proyectos fílmicos, se hizo un anuncio… se ha convertido en un proyecto gigantesco…que me chocó. Yo vine, pues, a escoger dos o tres cortometrajes (suelta sonrisa, desde el asombro, y suspiro tímido) … Me hace sentir bien que gente del calibre de Fajardo, de Mayra,  de Cedeño, de todo ese corillo de gente, que ya tienen un nombre, confíen en un muchachito para que trabaje un proyecto tan grande”, confiesa Sambolín.
 
“La entrada del cine al Festival es una transición lógica”
 
Desde que Mayra Santos Febres creó el Festival de la Palabra, en el 2010, esta es la primera ocasión que se presentará un programa con énfasis cinematográfico.
 
El programa de cine se desarrollará hoy en el teatro del Museo de San Juan, desde 2 de la tarde. Se divide en dos partes. La primera, incluirá la exhibición de cortometrajes creados por cineastas puertorriqueños, ganadores de premios internacionales. Entre ellos, Álvaro Aponte, primer nominado puertorriqueño al Festival de Canes.
 
“Se van a encontrar temas muy variados. Cosas dramáticas, difíciles de ver y cosas engañosamente livianas, cosas que trabajan temas que son dignos de análisis pero no necesariamente te hacen sentir pesadez”, explica el organizador, quien considera la llegada del cine al festival como una transición lógica.
 
“A muchas personas se les olvida que los cineastas son escritores. Antes de tú ver una película, un cineasta se sentó a crear el universo de ese personaje”, señala.
 
La segunda vertiente del programa la conformarán una serie de paneles, que contextualizarán la industria del cine bajo la consigna de “escribir en tiempos de crisis”, tema principal del festival.
 
A las 3:00 de la tarde, comenzará el debate titulado “Escribir cine en tiempos de crisis”, dirigido por Glorimar Marrero, Federico Torres Fernández, Félix Cortez, y el entrevistado. “Sobre cómo los cineastas estamos intentando movernos como si fuéramos peces nadando en miel, porque es muy difícil hacer cine en Puerto Rico”, asegura el creativo.
 
A las 4:30 de la tarde, llegará al museo Jacobo Morales, a quien se le dedica esta edición del festival, para protagonizar el foro titulado “Una vida para el cine”, junto a José Nolla y Tomás Rodríguez Pantoja.
 
¿Necesita la audiencia tener algún trasfondo relacionado con el cine para entender las actividades que incluye el programa?
 
No. Todo el mundo sabe lo que es la crisis en Puerto Rico, todo el mundo la vive… todos van a entender. Se trata más de los cineastas como gente, como seres humanos, pasando por momentos difíciles, como el resto del país. Hasta cierto punto el panel sirve como un ecualizador con el resto del País.
 
¿Cuál es el rol del cine en la crisis?
 
Interesante que me hagas esa pregunta porque ese es uno de los temas que se va a discutir, bien a fondo, en el panel. Cuál es nuestra responsabilidad como cineastas del país, porque uno no tan solo es ciudadano de un país, uno tiene que pensarse un poco más grande, más como parte del mundo, y esa es una de las cosas que vamos a tratar.
 
¿Qué influencia tienen foros como el Festival de la Palabra sobre la percepción del puertorriqueño sobre el cine?
 
Varios. Para empezar, expone a la gente no tan solo cine puertorriqueño, ¡sino a buen cine puertorriqueño! Se tiene esta percepción errónea de que el cine puertorriqueño es malo y la verdad es que eso depende de en dónde tú busques… eso aplica a todas las formas de arte.
 
También sirve para discutir los retos que tienen los cineastas en Puerto Rico, tanto como forma de arte como (forma) de industria, porque a la gente se le olvida que los cineastas tienen que vivir de algo.
 
Según el hijo del artista Nelson Sambolín, en Puerto Rico no se ha creado una industria sólida de cine puertorriqueño. Recuenta las historias de amistades que trabajan como maestros o vendedores para asegurar un sueldo, aún cuando su vocación se encuentra en el cine. No obstante, el organizador del programa  cree que en Puerto Rico se vive un revolución fílmica, que esta creando “excelentes cineastas puertorriqueños”.
 
El Festival de la Palabra ofrecerá hasta mañana, domingo, 24 de octubre, un Viejo San Juan repleto de actividades culturales libres de costo. Desde el jueves, los visitantes se pasean, entre letras, imágenes, y espacios de discusión. Quienes vayan hoy, podrán sumergirse también en el vaivén de palabras en movimiento que supone la cinematografía.