Jacobo Morales: Padrino del cine puertorriqueño

Picture

​Por: Kristine Drowne            
 Foto: Suministrada
      
Sorprendido, fue la reacción de Jacobo Morales al ser nombrado escritor destacado del Festival de la Palabra. Expresó, con la humildad que lo caracteriza, que “es un estímulo adicional para seguir con nuestras tareas y proyectos”. Según el director y guionista un artista nunca se gradúa.
Pasó a relatar la primera vez que conoció a Mayra Santos. Ambos se encontraban en Casa de Américas, localizada en Madrid junto con Antonio Martorell. Allí entabló una conversación con ella y recuerda riendo, que Santos Febres le dijo que ella lo único que quería era escribir, que si fuese por ella hasta una guía telefónica redactaría. Así empezó una amistad que hasta hoy día mantienen. En cuanto al Festival, el director de Lo que le pasó a Santiago, comentó que es impresionante el entusiasmo de la organización, caracterizó ese trabajo como “una locura”. Lo que espera del festival es “hacer nuevos amigos de otros países, hablar y compartir ideas”.

¿Cuáles son sus escritores favoritos?
Morales, no tiene uno en específico, pero sí autores que lo han influenciado, como José Luis González, García Márquez y la misma Mayra Santos. Actualmente se encuentra releyendo o como él lo dice “revisitando a José Saramagos”. El amor por la escritura, lo desarrolló a la par con el de la actuación. Una persona que influenció su amor por el arte fue su padre, Jacobo Morales Ortiz, quien escribió dos libros, Matojo 1 y Matojo 2.

¿Cómo se mantiene ocupado? A la edad de ochenta, tiene varios proyectos en procesos, uno es un “reality show” para televisión y se limitó decir que es una comedia satírica. Otro proyecto la obra de teatro Al final del eclipse y Ángel que la segunda sale el 12 de noviembre, día de su cumpleaños.
Un mensaje que le daría  a los jóvenes cineastas es que no se dejen seducir por el glamur, la fama y el dinero. Que sean auténticos a sus ideas,  que no traten de imitar estilos, y que el éxito está en lo diferente, atraer el público con lo poco que hay. Además, los nuevos realizadores de cine deben utiliza la tecnología, pero no hacerla protagonista de sus obras.