El futuro del mundo del libro: Editar en aguas revueltas 

Picture

Participantes : Mishad Orlandini, Laura Niembro, Javier Hernández, Neeltje Van Marissing y Samuel Medina

Moderador:  Alfredo Torres Otero, dueño de la librería La Tertulia

 P
or: Yshamarie De Jesús Pérez 
Foto: Aurora Tatei via Twitter

En este panel sobre el arte de editar, participaron Mishad Orlandini de Guatemala, organizadora del festival del libro La Valiente, directora y editora de la casa editorial Alas de Barrilete, Laura Niembro, directora de la Feria del Libro en Guadalajara, la feria más grande de libros en español, Javier Hernández, director de Inversión Cultural, Samuel Medina, director y editor de la editorial de la librería Libros A.C. y por último, Neeltje Van Marissing, directora de la editorial de la Universidad de Puerto Rico. El mismo se llevó acabo en la galería de la Compañía de Turismo en el paseo La Princesa, ayer viernes 23 de octubre, de 6 a 7:30 de la noche.  Se comenzó el diálogo discutiendo sobre las ventajas o desventajas que puede tener un editor en tiempos en donde la tecnología y los libros electrónicos han venido a competir con los libros impresos. ¿De qué manera las casas editoriales se pueden reinventar e innovar para adaptarse a la tecnología y no permitir que se pierda el amor por los libros?

Mishad, por ejemplo, ha comenzado a trabajar con la creación de libros-objetos, cuya intención es convertir el libro en una obra de arte y la lectura en una experiencia estética. Por otra parte, Samuel Medina comentaba que los libros electrónicos no existen, son una página web por la que la gente paga para tener acceso, además, que el impacto principal del efecto tecnológico, recae en la clase media trabajadora, los mismos que trabajan en el proceso de imprenta y la producción de libros. Javier Hernández, con una mirada empresarial, discutió los factores que afectan el consumo cultural, como el nivel de educación y la clase social y argumentó sobre la importancia de construir la demanda (los lectores) y brindarle herramientas al consumidor para que la lectura sea más accesible.  Por otra parte, Laura Niembro apuntó a una problemática aún más importante, la falta de lectores, que es la verdadera crisis del libro. Más que pelearse con los formatos tecnológicos, lo más importante es fomentar la lectura y crear buenos lectores, y para esto es necesario más librerías y más bibliotecas.

​Por último, se discutió sobre cómo lograr que la literatura viaje y que la circulación de la literatura sea una sostenible y certera. Todos apostaron por la cooperación entre editores y gestores culturales para que exista un circuito de intercambio de libros tanto regional como internacional.

Y tú, ¿quieres ser editor?  Jugar con las palabras siempre es divertido aun en tiempos de crisis, solo es cuestión de reinventarse, porque en la crisis, como decía Albert Einstein, es que aflora la creatividad.