En el Tapia la apertura del Festival de la Palabra

Hubo espacio para celebrar las letras, la música, obras y trayectorias que merecen aplausos y hasta para recordar que el Festival de la Palabra llegó a sus primeros cinco años de vida. 

En la noche del miércoles, el Teatro Tapia en el Viejo San Juan, repitió como anfitrión de la apertura del evento literario que celebra su primer lustro con charlas, debates, venta de libros, música, visitas a escuelas y universidades y un completo programa escolar hasta el 19 de octubre en el Viejo San Juan.

José Luis Cedeño, gerente del festival, y Awilda Cáez, autora y coordinadora de moderadores del mismo, fungieron como animadores del acto que dio inicio con la participación de Coralia, agrupación coral de la Universidad de Puerto Rico, dirigida por Carmen Acevedo Lucío.

Además de autores y profesores locales, al acto también asisiteron varios de los autores del exterior que se integran a los trabajos del festival así como representantes consulares de México, Perú y España y de agencias gubernamentales aliadas a evento como el Municipio de San Juan, la Compañía de Turismo y el Instituto de Cultura Puertorriqueña.

"Le damos la más cordial y feliz de las bienvenidas", afirmó Lorna Polo, presidenta de la Junta del Salón Literario Libroamérica, entidad gestora del evento quien ademas narró que en la mañana, más de 500 estudiantes de toda la isla asistieron al Arsenal de la Marina en La Puntilla para disfrutar del programa escolar.

Poco después Dalila Rodríguez Saavedra, subdirectora de la Oicina de Arte, Cultura e Innovación del Municipio de San Juan, señaló que a su equipo le "complace" ser "anfitrión de mentes inquietas". "El arte y la cultura son retos colectivos", agregó Rodríguez.

Por su parte el director interino del Instituto de Cultura Puertorriqueña, Jorge Irizarry, manifestó que "esfuerzos independientes como el Festival de la Palabra enfocan la mirada a lo que somos".

"Gracias, autores, por apostar a que un mejor Puerto Rico es posible desde la cultura", subrayó Irizarry.

La Compañía de Turismo, a través de Mary Jo Laborde, resaltó que el festival "es un aliado de gran valía para nuestro turismo cultural".

De otra parte Mayra Santos Febres, directora ejecutiva de la jornada literaria y educativa resaltó que "las islas siempre hemos sido puertos de encuentro por eso las escuelas vienen al festival y el festival va a las escuelas".

Resaltó como una fortaleza el hecho de que el evento local no es realizado por organismos gubernamentales como sucede en otros países. "Este es el sueño. Este era el sueño de seis locos y se sumaron seis más. Cada año hay más escuelas, más universidades, más instituciones que se unen. A ellos gracias", señaló la autora y profesora.

"Yo sé que el mundo es grande pero sí cabe en Puerto Rico", culminó su intervención Santos Febres.

Un sentido homenaje a la obra de Julia de Burgos ofrecieron la violonchelista Vivian Méndez y el cantante Edgardo Monserrat para luego pasar a la entrega de premios.

Alejandro Álvarez, coordinador de escritores del Fesitval, indicó que, de manera unánime, un jurado compuesto por Awilda y José Cáez, Yolanda Arroyo Pizarro y Ángel Antonio Ruiz (ganador el año pasado del Premio Nuevas Voces) seleccionó a Carlos Vázquez Cruz como III Premio Nuevas Voces, reconociendo así la trayectoria del autor de Malacostumbrismo.

De otra parte, Ángel Antonio Carrero, codirector junto a Fernando Iwasaki del jurado del Premio Las Américas, anunció que Claudia Salazar, autora de La sangre de la aurora, resultó ganadora de esta edición del premio dotado con $25 mil auspiciados por la Fundación Plaza Las Américas.

Como primera finalista del certamen quedó la autora dominicana Rita Indiana con Nombres y animales.

La velada culminó con la interpretación por parte de Coralia del poema de José de Diego, En la brecha, con un arreglo creado específicamente para la ocasión por Luis Rodríguez, director musical del festival.