El "silencio" de Lalo y Darío

Por Yanius Alvarado

Entre lo improvisado, una flauta, el silencio de una identidad y los poemas dedicados a la mujer y a Julia de Burgos -a quien le es dedicado este año el Festival de la Palabra- realizaron la lectura "Silencio anotado" los autores puertorriqueños Eduardo Lalo y Angel Darío Carrero en el vestíbulo de la Compañía de Turismo en el Viejo San Juan.  

El evento comenzó con Lalo, ganador el año pasado del Premio Internacional Rómulo Gallegos por su novela "Simone", quien tocó una pieza musical en flauta para luego iniciar con la declamación de poemas.  Mencionó Lalo que en éstos se reflejaba una visión de la identidad y poesía desde la misma poesía y resaltó como ésta tiene un paso anónimo en la vida del humano.


Por su parte Carrero, ganador del Premio Nacional de Periodismo Bolívar Pagán del Instituto de Literatura Puertorriqueña, agregó una cita del poeta Trackel : “ El poema es la luz que se apaga en mi boca”. Carrero subrayó además que el hombre observa su “yo” a través de la poesía y el silencio.  

Durante la segunda parte de la lectura Lalo comenzó con el libro de su colega presente, "Perseguidos por una luz". Antes de leer algunas piezas, enfatizó que la precisión con la que Carrero selecciona sus palabras para la creación de sus poemas es lo más que le fascina.  
De otra parte Carrero exaltó el poema "Santurce". 

“Lalo captura la realidad difícil del País como necrópolis pero que por alguna razón tiene una inmensa y franca belleza”. Durante este segmento se observó que la poesía cubre las vidas de los allí presentes por los aplausos que recibieron. 

Los escritores procedieron a leer poesía de otros poetas que han rendido homenaje a la mujer y a Julia de Burgos como Alejandra Pizarnik, argentina; el mexicano Octavio Paz así como el puertorriqueño Francisco Matos Paoli "a quien próximamente se le debería rendir homenaje en su centenario", manifestó Lalo. En ese momento Carrero destacó que precisamente el recital tenía lugar donde Paoli sufrió prisión, en la cárcel La Princesa, por manifestarse contra el colonialismo americano.   

El análisis de la poesía se mantuvo en el ambiente; el ser humano -en su fase animal- encuentra la poesía y se sensibiliza para luego ser parte de un País al que Lalo reconoce como “O Pa  Is; O Father Is” , fragmento de uno de sus poemas. La tertulia poética culminó con poemas inéditos y recientes de ambos autores.