Bajo lupa la violencia

Por Kristine Drowne

Frente a la tarima de la fuente en el Paseo La Princesa se reunieron la autora puertorriqueña Yolanda Arroyo Pizarro, el escritor peruano Jorge Eduardo Benavides y el moderador David Caleb Acevedo para discutir el tema candente de la violencia de género en la charla “Violencia de género y el género de la violencia” que formaba parte del calendario de actividades del Festival de la Palabra, celebrado en el Viejo San Juan. 

El norte fue profundizar cómo se aborda la violencia de género en la literatura. La autora de “Las Negras”, Arroyo Pizarro, comentó que en este texto el personaje principal es una mujer negra, esclava, que ha sido violada y maltratada por su amo.

Por su parte Benavides señaló que en su novela “El enigma del convento” era necesario tener una visión de cómo las monjas ven el mundo, cómo el viaje a las Américas que en un principio solo era para los colonizadores, era retratado por estas religiosas que viajan desde España hasta el Perú.  Éste abundó en que las mujeres también forman parte de la violencia de género y del machismo, ya que algunas promueven este pensamiento a sus hijas o a sus pares. 

“Como cuando no le enseñan al varón a planchar o a cocinar por su sexo”, dijo.

El público estalló en carcajadas cuando Benavides contó un relato en el cual había una secretaria y un supuesto jefe llamado Martín. Entonces con esto le demostró al público que mientras nosotros pensamos que era un jefe, masculino llamado Martín, en realidad lo que el  pronunció fue Martínez que al ser un apellido puede tener cualquier género. Dado que como sociedad estamos insertados en el machismo, supusimos que como era jefe, era varón y como era varón, escuchamos el nombre Martín.  

Arroyo, por su parte, relató el suceso que desató la muerte "del mono Yuyo” que fue reportada por la prensa del País. A raíz de que el animal era negro, ello provocó un chiste que rondó por las redes sociales en el que todo el que fuera de tez negra recibía el pésame por la muerte de un pariente. Pasionalmente Arroyo denunció que quien crea que en Puerto Rico no hay racismo está equivocado. "Ese “chitecito” fue violencia racial", dijo.

El moderador se unió al debate diciendo que le da mucha lástima que en la comunidad gay haya violencia de género y mostró a manera de ejemplo la ruptura que existe entre los homosexuales y las lesbianas en contra de los bisexuales, y así mismo estos dos grupos en contra de los transgéneros y transexuales.

“La supremacía moral que cree tener un grupo sobre otro es malo y sobre todo es violencia”, añadió Benavides al comentario de Acevedo.

La discusión sobre la violencia de género se esparció a lo que es violencia en su ámbito general.  “Una sociedad que progresa es aquella que siente empatía por ellos mismos. Si no hay empatía no se miran de igual a igual, entonces se van formando la idea de que unos son más o menos que otros”, acabó Benavides.