Mempo Giardinelli: la memoria combinada

Por Myrtha Olivares

Entiende que la literatura no tiene sexo. El escritor argentino Mempo Giardinelli sintetiza la combinación de mujeres y literatura en una sola palabra: memoria; ahí donde ellas se escriben en plurales.

El periodista y autor de novelas como "Luna Caliente" y "Santo Oficio de la Memoria", dio inicio anoche en el Teatro Tapia a la primera charla magistral del V Festival de la Palabra, que se celebra estos días por el Viejo San Juan, con un recorrido sobre “La mujer en el panorama de la literatura latinoamericana de hoy”.

“Es muy notable ahora el papel que tienen las mujeres hoy en la escritura. Algo inimaginable hace 30 años”, comenta el también autor de cuentos y antólogo.

Luego de pasar por diversos cambios emblemáticos la literatura fue más abarcadora hasta llegar a la inclusión social. Para las mujeres ha sido “como un sol que amanece”. Ya ni silenciosa ni inmóvil, sino estoica. En el 2014 en Argentina, éste relata que las mujeres ocupan más de la mitad del plano literario, incluyendo lo que se lee, y lo que se publica.

Giardinelli hizo mención también de las tres mujeres latinoamericanas al mando de, “dos de los países más industrializados y de las sociedades más complejas”, como el caso de Cristina Fernández en Argentina y Dilma Rousseff en Brasil. La tercera presidenta latinoamericana es Laura Chinchilla de Costa Rica.

El derecho al cuerpo y a la palabra censurados también fue discutido. Entre los casos que ejemplificó y que más tocó a la audiencia fue el de Romina Tejerina, una joven de la región de Jujuy, en el norte de Argentina, a quién en el 2005 le impusieron una condena de 14 años de prisión por realizarse un aborto, luego de aseverar que había sido víctima de una violación.

Excusa en forma un poco de lamento que esta ha sido la educación que aún reciben millones de latinoamericanos, donde todavía existe una imagen estereotipada de la mujer, y en donde casi ni se escribe ni se lee sobre las mujeres.  “Indagar lo diferente es el camino hacia el conocimiento, el rechazo es rendirse ante su propia ignorancia”.

Giardinelli dIferencia que la literatura producida por mujeres es una llena de “sensibilidad, narradas desde ellas mismas, en la que se atrevieron a desnudarse, a mostrar sus miedos y angustias”. Mencionó una lista de las mujeres latinoamericanas y argentinas para visualizar la cantidad y la calidad de la literatura que está revolucionando su país.

Cuenta que influenciados por corrientes migratorias, el exilio, y conceptos de la memoria: la verdad, la justicia y la paz “todos alguna vez perdimos un país, una cultura, un sueño, una utopía”.

El público le agradeció por su conferencia y por su expresión de la mujer, incluyendo una señora proveniente de Querétaro México a quién aclaró: “Yo no lo escribí en homenaje a la mujer porque si uno homenajea también es capaz de condenar”.

Otras preguntas fueron en torno a su relación con el machismo y sobre los retos que enfrenta la mujer latinoamericana hoy día a la hora de escribir, a diferencia de los hombres.

Según Giardinelli, hoy se habla sobre las diversidades culturales, donde la literatura es un camino hacia el conocimiento, donde necesita que para las mujeres “el sol deje de ser inmóvill y secreto”. “Me di cuenta que para escribir, no había que escribir como mujer, tenía que ser mujer”.

En el camino al conocimiento y la memoria de la que habla llega a su ciudad. Bromea y se permite jugar. “Para mi la cultura es una resistencia permanente. Yo soy de un lugar llamado San Fernando de la Resistencia, pero San Fernando se desprestigió tanto y se quedó la resistencia. Hacer cultura es resistir”.



Picture
Mempo Giardinelli y Lorna Polo, presidenta de la Junta del Salón Literario Libroamérica.