"La mayoría de los escritores son periodistas"

Por Cristian M. Arroyo Santiago


Ante un concurrido Teatro Tapia dialogaron ayer tarde los escritores y periodistas, Rosa Montero y Sergio Ramírez sobre la literatura y el periodismo, como parte de las actividades que se presentan durante el fin de semana en el Festival de la Palabra que tiene lugar en el Viejo San Juan.
Montero, una prominente periodista y novelista española, con más de 40 años de experiencia en el diario "El País", congenió con Ramírez, un reconocido periodista y escritor nicaragüense, que fue vicepresidente de su país entre 1985 y 1990.

El diálogo, moderado por la profesora de la Universidad de Puerto Rico en Cayey, Lourdes Cáez, comenzó por la discusión de la práctica periodística de Montero y cómo incidió con la literatura. "La mayoría de los escritores son periodistas" dijo Montero sobre lo curioso de las preguntas que a menudo recibe sobre sus roles como periodista y novelista. Sin embargo, ésta aseguró que no ve distancias entre una práctica y la otra, y añadió que el reporterismo le fue muy útil para congraciarse con la realidad y la sociedad pues, "no se puede ser novelista sin ser empático", mencionó.

Por su parte, Ramírez no distó de la idea de su colega. No obstante, mencionó que, "una de las cosas que más añoro es que en mi vida no entró ese capítulo de reportero de base"-a diferencia de Montero-y la consideró como una experiencia pertinente y rica que, por no tenerla, siente que se ha quedado un vacío en su formación como escritor.

El autor de "Tropeles y Tropelías", recalcó también la diferencia entre el lector de prensa y el lector literario, señalando que "si uno cuando escribe ficción se pone a pensar en el lector, corre muchos riesgos". Mas, contrario a la literatura, la prensa busca "temas que trasciendan al entendimiento, no al gusto", puntualizó. Consecuentemente, Ramírez prefiere desconocer al lector de la ficción y conocer al lector periodístico a la hora de escribir.  

Por su parte Montero describió el periodismo como "una sensación de privilegio increíble", al ver de cerca la realidad y poder hermanarse con el mundo, cosa útil para su quehacer literario. Igualmente enfatizó que "en el periodismo escribo lo que sé", y no hay espacio para la imaginación.  

En cuanto a lo que la literatura respecta, la autora de "La ridícula idea de no volver a verte" asegura que al escribir libros intenta escribir el que ella quisiera leer.

Ambos estuvieron de acuerdo en que el proceso creativo es sorprendente pues dentro de cada persona habitan infinidad de "yoes" que son determinantes en sus obras.

Ramírez añadió que su experiencia en Nicaragua en medio de la revolución sandinista le dejó "el amor, la locura, la muerte y el poder", valores  reflejados en sus obras tales como "El Pensamiento vivo de Sandino".

Ambos intelectuales anunciaron en la conclusión del diálogo que lanzarán nuevas obras el año entrante. La próxima novela de Montero se publicará en febrero, mientras que la de Ramírez saldrá en marzo. Montero anunció que se trata de una obra futurística protagonizada por su ya conocido personaje, Bruna Husky, y la de Ramírez sobre Sara, el personaje bíblico del Antiguo Testamento.


Picture
Rosa Montero durante el conversatorio.