Esas voces rebeldes y malditas

Por Joanne Rodríguez Sosa

La invisibilización de la literatura femenina y un mercado que favorece la voz masculina son dos grandes retos a los que se enfrentan las mujeres escritoras alrededor del mundo a la hora de presentar su obra.

Esta fue la conclusión del debate “Mujeres de Letras: Rebeldes y malditas” que se presentó ayer en el escenario del Teatro Alejandro Tapia y Rivera en el Viejo San Juan como parte del “manjar literario” que presenta este fin de semana el Festival de la Palabra 2014.

El intercambio de ideas fue moderado por la Dra. Mónica Lladó y contó con la participación de los escritores Mara Pastor, Pola Oloixarac, Véronique Ovaldé y Alberto Ruy Sánchez.

“¡Qué diferente hubiese sido esta charla si se hablara de mujeres ‘sumisas y benditas’!”, bromeó Pastor.

La poeta puertorriqueña comenzó vinculó el tema del debate con la personalidad de la escritora Julia de Burgos a quien se le dedica la quinta edición del Festival en conmemoración del centenario de su nacimiento.

Por su parte, la escritora argentina Pola Oloixarac destacó que la mujer tiene una voz “rebelde, provocativa y difícil” en la literatura hoy día. La calificó como un “big bang que ahora es mucho más outspoken”.

La editora francesa Véronique Ovaldé habló sobre la lectura y cómo esta le ha brindado a las mujeres las herramientas para hacerse visibles en la sociedad por ser una actividad considerada subversiva y emancipadora.

 Previo a las expresiones del escritor mexicano Alberto Ruy Sánchez, una mujer del público le gritó “estás en minoría”. Sánchez respondió entre risas que “así debería ser siempre”.

 El también editor expresó su admiración por Sor Juana Inés de la Cruz quien representa la fuerza de la mujer mexicana. La mayor parte de su literatura tiene una voz femenina a la que no se le hizo fácil entender su complejidad por ser hombre. En sus investigaciones tuvo que callar y sólo escuchar a las mujeres que entrevistaba para poder comprender mejor esa voz femenina.

 Por otro lado, Oloixarac destacó cómo los hombres siempre han tenido una voz definitiva, diversa y más creíble que las mujeres en la literatura. Estas, por su parte, deben resignarse a ser un “susurro” porque muchas veces pasan desapercibidas.

 Un punto en el que coincidieron los autores fue en que existe un menosprecio por la literatura femenina y de una manera u otra es rodeada por estereotipos basado en construcciones sociales que colocan a la mujer como un ente inferior al hombre.

 Además, estuvieron de acuerdo en que el mercado limita a las mujeres escritoras pues llevan impregnados esa concepción estereotipada que los lleva a destacar principalmente la literatura masculina. “Una cosa es lo que se escribe y otra cosa es la que se publica y se vende”, explicó Sánchez.

El Festival de la Palabra 2014 continúa hasta el próximo domingo, 19 de octubre en el denominado Triángulo de las Letras compuesto por el Paseo de la Princesa, Arsenal de la Puntilla y el Teatro Tapia. Para más información, puede acceder a festivaldelapalabra.net.

 

Picture
Alberto Ruy Sánchez, la traductora del francés al español, Veronique Ovaldé, Mónica Lladó, Pola Oloixarac y Mara Pastor.