Narrativo de la visita de Fernando Iwasaki a Nuestra Escuela en Caguas

Bien podría comenzar esta reseña con la consabida frase de que el afamado escritor peruano Fernando Iwasaki visito una escuela en Caguas como parte del esfuerzo del Festival de la Palabra 2013 en motivar a nuestros estudiantes a leer. También podría comenzarla desde lo más profundo de mis prejuicios y confesar que pensaba que era casi un desperdicio llevar a Iwasaki a una escuela orientada hacia desertores escolares a los que solo les interesa obtener su diploma de cuarto año en el menor tiempo posible en lugar de llevarlo a una escuela de mayor renombre en donde los estudiantes pudieran hacerle preguntas sobre su obra y sobre su opinión acerca de la obra de otros afamados escritores. Pero he decidido comenzarla desde el punto de vista de un simple testigo de lo que la magia de la literatura es capaz de hacer. Digamos que un tipo común y corriente llamado Fernando decidió visitar una escuela y tratar de motivar a sus estudiantes a interesarse en la lectura. Comenzó la charla con un interesante juego de palabras con las que demostró el poder de lo que se dice y lo que es más poderoso aun, lo que no se dice. Cautivo a la audiencia en un santiamén y hablando de comics, películas y juegos electrónicos logro que los estudiantes se identificaran rápidamente con los clásicos griegos como la Ilíada y la Odisea. La lectura del capítulo 68 de la novela  “Rayuela”   de Cortázar, llevo a los estudiantes a la más  hilarante de las reacciones, luego fueron enternecidos con el resumen del poema “La batalla de Maldon”  de Borges, en ese momento Fernando pronuncio las palabras que resumen su presentación:

--- Al reír con Cortázar y al enternecerse con Borges, ustedes han demostrado que tienen la capacidad de interpretar cualquier tipo de literatura. No dejen que nadie les diga lo contrario y comiencen a explorar la magia de la lectura.

El corolario de la charla fue algo surrealista, jóvenes acercándose al autor para mostrarle que ya habían bajado a sus celulares textos de Cortázar, de Borges , clásicos griegos, Los caballeros de la mesa redonda,  El Principito y claro esta cuentos del propio Iwasaki. Estudiantes abacorando a Iwasaki pidiéndole una guía, un mapa, un camino para convertirse en lectores fue sin duda la muestra de que su presentación fue todo un éxito.  Gracias Fernando por motivar a los marginados de nuestro sistema regular de enseñanza, gracias proyecto “Nuestra Escuela” en Caguas por recibirnos, gracias Festival de La Palabra por demostrar que otro Puerto Rico es posible.